Adopta un horno, para apoyar a panaderos del Istmo

Publicado en : Sin categoría | 0

La iniciativa Adopta un Horno busca dar un soporte a personas como Rosa Vera, de Juchitán en Oaxaca, quien perdió su cocina durante el terremoto de magnitud 8.2 del pasado de 7 de septiembre, lo que la dejó sin uno de sus utensilios básicos para su economía familiar: un horno de barro donde se preparaban memelas, tamales, tortillas y totopos típicos de la región y que ella vendía.

La ayuda en forma de despensas no ha dejado de fluir hacia esa zona del sur de México desde entonces. Sin embargo, hay personas y asociaciones convencidos de que es momento de ayudar a Oaxaca de otras maneras. Una de las organizaciones con esta idea es el Comité Melendre, que propone reintegrar a las familias istmeñas a la reactivación de la economía de su región.

“Ha llegado mucha ayuda en especie pero estamos conscientes de que ese es solo un alivio temporal. Lo que se necesita es reactivar la economía”, dice a Verne Salma Corres, una representante del Comité Melendre.
Su iniciativa Adopta un horno, consiste en reunir fondos de la sociedad civil para devolver las herramientas de trabajo a los productores de alimentos de maíz en más de 40 municipios. La señora Vera ha sido una de las beneficiarias de este proyecto.

La organización trabaja proyectos como Adopta un Horno desde 2004

Respecto al proyecto, la meta original, explica una entrada de su blog, era reunir los fondos suficientes para comprar 50 hornos. Pero esto se logró en las primeras horas del proyecto “gracias a la promoción en redes sociales”. Y después de la unión de empresas y fundaciones al proyecto, hay recursos para comprar 1.000 hornos nuevos, comenta Corres. La producción de los mismos ya comenzó en 10 talleres locales de alfarería.

Tras el éxito de esta primera iniciativa para reactivar la economía regional, el Comité Melendre ha lanzado una nueva llamada Canasta básica istmeña y propone que “en lugar de comprar víveres enlatados en alguna cadena comercial, a veces extranjera”, se compren alimentos directamente a los productores y vendedores regionales a través de la organización.

Esta canasta tiene un costo de 300 pesos e incluye 50 totopos de maíz nativo (comprados a las familias beneficiarias de Adopta un horno), medio kilo de queso seco, medio kilo de camarón seco, medio kilo de quesillo, 20 limones criollos, dos pescados secos y cuatro piezas de pan de caballito. Se puede pagar con transferencia bancaria o a una cuenta de PayPal.

La representante del Comité, originaria del Istmo de Tehuantepec, comenta que la devastación en la región “es indescriptible”. Según un reporte reciente del Gobierno de Oaxaca, en la entidad existen hasta ahora más de 70.000 viviendas dañadas, de las cuáles 35.084 presentan daños parciales, 21.041 han sido declaradas como no habitables y más de 14.000 son pérdida total. Además, es importante recalcar que sólo se ha evaluado el 69% de las viviendas oaxaqueñas, por lo que el número podría aumentar.


Más información de la economía mexicana en noticias de Francisco Mieres Fernandez

Dejar una opinión